• Quiero saber…

    No me interesa cómo te ganas la vida,
    Quiero saber qué añoras
    Y si te atreves a soñar
    Con unirte al anhelo de tu corazón.
    No me interesa tu edad.
    Quiero saber si te arriesgarás
    A parecer un tonto por amor,
    Por tus sueños,
    Por la aventura de estar vivo…
    No me interesa qué planetas están en cuadratura con tu luna.
    Quiero saber si has tocado el centro de tu propio dolor,
    Si te han abierto las traiciones de la vida
    O te has encogido y cerrado por miedo a más dolor.
    Quiero saber si puedes encontrarte con el dolor
    Tuyo o mío
    Sin moverlo ni esconderlo
    Disminuirlo ni arreglarlo.
    Quiero saber si puedes estar en la alegría,
    Tuya o mía,
    Abandonarte a la danza
    Y dejar que el éxtasis te llene
    Hasta las yemas de los dedos de los pies y de las manos
    Sin advertirnos
    Que tengamos cuidado
    Que seamos realistas
    Que recordemos las limitaciones de ser humano.
    No me interesa si la historia que me cuentas es cierta.
    Quiero saber si puedes ser verdadero contigo mismo,
    Si puedes aguantar ser acusado de traición
    Y no traicionar a tu propia alma.
    Quiero saber si puedes ver belleza
    Aún cuando no sea bonito cada día
    Y dejar brotar tu vida de la presencia de Dios.
    Quiero saber si puedes vivir con el fracaso
    Y sin embargo pararte al borde de un lago
    Y gritarle a lo plateado de la luna: «¡Sí!»
    No me interesa saber dónde vives
    Ni cuánta plata tienes.
    Quiero saber si puedes levantarte
    Luego de una noche de dolor y desespero,
    Exhausto y lastimado hasta los huesos
    Y arreglar lo que haya que hacer.
    No me interesa quién eres,
    Ni cómo llegaste aquí
    Quiero saber si te pararás conmigo en el centro del fuego
    Y no te asustarás.
    No me interesa dónde, ni qué,
    Ni con quién hayas estudiado
    Quiero saber qué te sostiene
    Desde adentro
    Cuando todo lo demás se cae.
    Quiero saber si puedes estar solo contigo
    Y si te gusta en verdad
    La compañía que tienes en los momentos vacíos».
    Oriah, soñador de la montaña
    (Anciano Indio)

    Leave a comment